Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra política de cookies.

Más información Entendido

COMPRAR INMUEBLES COMO INVERSIÓN:

Alejandro Infantes

Este hecho ya es una realidad hasta el punto de que el propio Consejo General de Colegios de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria ha decido lanzar una serie de recomendaciones de gran utilidad, dirigidas a todas aquellas personas que han pensado en la posibilidad de adquirir un inmueble con este objetivo.

1.- Prestar mucha atención a las leyes de la oferta y la demanda en el sector. Para alcanzar rentabilidad basada en la adquisición de viviendas hay que prestar mucha atención a las circunstancias que inciden en la oferta y la demanda inmobiliaria en la ciudad concreta en la que pensamos realizar la compra.

En principio, en las localidades de menor tamaño la rentabilidad suele ser más elevada si se concentra en el sector residencial, mientras que la inversión centrada en locales para oficinas o con fines comerciales aumenta su atractivo cuando nos encontramos en el entorno de las grandes ciudades.

2.- Vigilar las tendencias del mercado inmobiliario. Este es otro factor a tener muy en cuenta, porque marca la predisposición calculada de la evolución del precio de las viviendas. Existen muchas empresas capacitadas para realizar esos cálculos y hacer un estudio ponderado de esas tendencias puede servir para hacerse una idea de cómo pueden evolucionar esas inversiones, según la ciudad o barrio donde hagamos la compra.

3.- Contar con la ubicación del inmueble. Para los agentes de la propiedad esta circunstancia es más que determinante a la hora de adquirir un inmueble, si queremos contar con probabilidades amplias de éxito. Además, factores como las facilidades para conectar con otras zonas de la ciudad a través de transporte público, la existencia de zonas verdes, comercios y centros educativos de calidad aumentan las posibilidades de un alquiler o reventa de esta propiedad inmobiliaria.








4.- Estado general de la vivienda. Generalmente, suele ser menos arriesgado adquirir directamente una vivienda que se encuentre en buen estado, con un buen nivel de equipamiento y orientación adecuada, porque serán mayores las posibilidades de un alquiler o venta de la misma.


5.- Valorar la demanda concreta de la zona: alquiler o venta. Es importante contar con este factor para no ir contracorriente de la tendencia predominante, lo que limitaría las posibilidades de inversión exitosa.


6.- Posibilidad de compra para destinar la vivienda al mercado de alquiler. Esta es una opción bastante atractiva para pequeños y medianos inversor.


Sigue estas indicaciones y conseguirás realizar una inversión inteligente para alcanzar un retorno económico a corto, medio y largo plazo.